|   Newsletter
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content







Ajmin


Ajmin recibía en la antigüedad el nombre de Ipu, y también era conocida como Jent-Min por ser el centro de culto del dios Min. Los griegos la conocieron como Panópolis, la ciudad de Pan, por asimilación de la figura de Min a la del dios griego Pan. Finalmente, los cristianos coptos la llamarían Jmin, de donde derivaría el nombre moderno. Esta ciudad de la gobernación egipcia de Sohag, en la orilla oriental del Nilo,  sigue siendo famosa por sus finos tejidos y tapices, una de las industrias más antiguas de Egipto. En la actualidad, más de cien mil personas viven aquí, y es probable que el lugar haya estado habitado de forma continuada desde la prehistoria.

La antigua Ipu fue una de las ciudades más importantes de Egipto durante todo el período faraónico. También fue la capital del noveno nomo del Alto Egipto. La importancia de la ciudad está demostrada por numerosos hallazgos como estelas, estatuas, mesas de ofrendas, sarcófagos, papiros y textiles. El sacerdote de Min y jefe de los caballos, Yuya, y su esposa Tuya, padres de la reina Tiy, esposa principal de Amenofis III, se encontraban entre las personalidades más importantes de la ciudad durante la Dinastía XVIII, con numerosas propiedades en la zona y cargos en la administración, antes incluso del casamiento real. De esta ciudad también procede el alto funcionario de la corte y más tarde faraón Ay.

Desafortunadamente, la mayoría de los testimonios han sido destruidos, como el templo de Min, que llegó a ser uno de los más grandes de Egipto, cuyos restos se encuentran sepultados bajo los edificios modernos, a cinco o seis metros por debajo del nivel de la calle. Los hallazgos muestran que el templo existía desde al menos la Dinastía XVIII, fue reconstruido o renovado en el período ramésida, renovado nuevamente durante el periodo griego y utilizado hasta la época del emperador Trajano.

 

Situación original del Museo al aire libre antes de la erección del coloso de Ramsés II

 

La trinidad de dioses principales de Ipu eran el dios Min, asociado al poder fecundante de la masculinidad, representado como un hombre momiforme e itifálico que eleva el brazo sobre su cabeza, su contraparte femenina Repit, diosa de la fertilidad con cabeza de leona, y su hijo Qerendja-pa-chered, o Kolantes niño, asociado a Horus. Otras deidades veneradas aquí fueron la diosa local Iin-ins-Mehit, identificada después con la diosa Isis, y Haroeris de Letópolis en la época griega. Los griegos también equipararon a Min con el dios Pan, como ya se ha explicado.

Hay numerosas tumbas excavadas en el área de el-Hawawish, al noreste de Ajmin, y en el-Salamuni. Algunas de estas tumbas están decoradas con pinturas de zodiacos circulares, y pertenecen a funcionarios del nomo de finales del Imperio Antiguo y principios del Imperio Medio. Parece ser que estos gobernantes locales pudieron adquirir una gran cantidad de riqueza y algo de poder.

En la zona de el-Salamuni se encuentran también los restos del templo rupestre de Ay, llamado la “gruta de Pan”, excavado durante el reinado de Tutmosis III y decorado por el primer sacerdote de Min, Najtmin, en tiempos del faraón Ay, que aparece representado junto a su esposa, la reina Tey, adorando a los dioses locales. Unos mil años después, el sumo sacerdote de Min, Harmajeru, agregó representaciones de Ptolomeo II Filadelfo adorando también a los dioses del lugar.

 

Fragmentos del coloso de Ramsés II antes de la restauración

 

Se conocen descripciones de la ciudad del historiador Heródoto, que informó sobre la celebración de unos juegos en honor al dios Min y describió un templo dedicado a Perseo, mamposterías bellamente decoradas y dos estatuas colosales en el templo de Min. Estrabón menciona el tejido de lino y la mampostería de piedra como industrias destacadas de la economía en ese momento. En la historia posterior se menciona a algunos personajes destacados, como el alquimista griego Zósimo de Panópolis, entre el 250 y el 310 d.C., que escribió la obra de alquimia más antigua de la que se tiene noticia, compuesta de veintiocho volúmenes; y el poeta épico Nono de Panópolis, que vivió a finales del siglo IV o comienzos del siglo V, y compuso las Dionisíacas y una paráfrasis del Evangelio de Juan.

El templo principal de Min todavía era visible en la época islámica. La ciudad de Ajmin y su templo fueron descritos por varios historiadores y geógrafos árabes, entre ellos Al-Idrisi (siglo XII), Ibn Gubeir (1145-1217), Yaqut al-Rumi (1179-1229), Al-Dimashqi (1256-1327), Ibn Battuta (1304-1377), Ibn Duqmaq (1349-1407) y Al-Maqrizi (1364-1442).

El templo fue destruido alrededor del año 1350, seguramente con la intención de obtener materiales para la construcción de las mezquitas de la ciudad. Ibn Battuta fue probablemente el último en encontrar el templo en buenas condiciones de conservación. Según Ibn Gubeir, estaba construido con bloques de piedra caliza y sería al menos tan grande como el templo de Edfu, aunque hay investigadores que dudan de que llegara a tener dimensiones tan grandes.

 

Base de la estatua de Ramsés II antes de la restauración

 

En el siglo XVI, el geógrafo árabe Leo Africanus describió la ciudad como una de las más antiguas de Egipto, construida por Ichmim, hijo del bíblico Mizraim, el antepasado de los egipcios según la tradición hebrea. Incluso el reverendo Richard Pococke (1704-1765), considerado el primer auténtico viajero científico de Egipto, afirmó en el primer volumen de su A Description of the East and some other countries, que la ciudad conservaba las ruinas de tres templos antiguos.

En el período siguiente, los restos de la ciudad fueron descritos por la expedición francesa de Napoleón y la alemana de Karl Richard Lepsius. En 1884, Gaston Maspero encontró la necrópolis de el-Hawawish, desde la cual hizo que se transportaran miles de momias a El Cairo, siendo posteriormente estudiada el área por Percy Newberry en 1912.

Entre 1886 y 1867, un equipo de investigación francés dirigido por Urbain Bouriant encontró el llamado Códice de Ajmin, o Papyrus Cairensis 10759, en una tumba cristiana en las cercanías de la ciudad. El código, escrito en griego, contenía partes del Apocalipsis de Pedro, el Libro de Enoc, el martirio de Juliano de Tarso y el Evangelio de Pedro con la historia de la pasión y resurrección de Jesús. En 1891, el arqueólogo y coleccionista suizo Robert Forrer encontró en los cementerios locales numerosos fragmentos de textiles y antigüedades tardías, y otras cristianas e islámicas tempranas, que han sido repartidas por numerosos museos del mundo.

 

Estatua colosal de Meritamón, hija de Ramsés II

 

Pero los hallazgos arqueológicos más importantes se realizaron de forma casual en 1981, durante las obras de construcción de una escuela en el extremo noreste de la ciudad. La zona fue explorada entre 1981 y 1990 bajo la dirección de Yahya el-Masri. Se desenterró parte de un templo con una puerta monumental, que se cree que data del período grecorromano, y una hermosa estatua colosal de la hija y consorte del rey Ramsés II, Meritamón, que fue restaurada y erigida en el centro del área, convertida en 1995 en un museo al aire libre.

La estatua de Meritamón fue un descubrimiento espectacular, aunque estaba rota cuando se encontró boca abajo frente a la puerta del templo. Tallada en piedra caliza, la estatua mide once metros de altura, viste una túnica plisada ajustada y está coronada con un típico tocado cilíndrico o modius, decorado con serpientes, y las dobles plumas de la Esposa de dios de Amón.

Las tumbas del área de el-Hawawish también fueron reexaminadas y excavadas en 1983 por una expedición arqueológica y epigráfica australiana bajo los auspicios del Centro Australiano de Egiptología y la Universidad Macquarie, bajo la dirección de Naguib Kanawati. Se documentaron ochocientas ochenta y cuatro tumbas, de las cuales sesenta estaban decoradas. La misma expedición realizó también excavaciones en las tumbas del área de el-Hagarsa, en la orilla occidental.

 

Situación actual del Museo al aire libre con las estatuas de Meritamón y Ramsés II

 

En 1991 se hizo el descubrimiento de un segundo templo en Ajmin, cuando se iba a construir una nueva oficina de correos, a unos noventa metros del sitio grecorromano. Se trata de un templo construido por Ramsés II, posiblemente el más grande descubierto hasta ahora. Durante la excavación se encontraron decenas de fragmentos de una estatua colosal de Ramsés II, estelas votivas y estatuas del templo de Min, y quedó determinado que la mayor parte del complejo se encuentra bajo un cementerio musulmán moderno. En 2002, el entonces presidente egipcio Hosni Mubarak, emitió un decreto para trasladar el cementerio y reubicarlo en el área de el-Kauthar para poder continuar las investigaciones.

En 2019 se procedió a la restauración de la estatua de Ramsés II, uniendo las setenta partes en las que estaba fragmentada, que han sido reconstruidas y erigidas junto al coloso de Meritamón en el museo al aire libre. Aquí se exhibían también otras muchas obras, como una hermosa estatua romana de Venus, muchas estelas y elementos arquitectónicos que formaban parte de las estructuras circundantes, y algunos grandes bloques con inscripciones de Amarna, que probablemente fueron reutilizados en la construcción del templo. Muchos de estos elementos han sido retirados del lugar y en la actualidad se encuentran en el recién inaugurado Museo Egipcio de Sohag.

 

 

  Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0

Si desea utilizar algunas de nuestras fotografías con fines educativos, culturales, artísticos o para ser empleadas en publicaciones no comerciales, puede hacerlo de acuerdo a los términos de la Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. También puede solicitarnos el envío del archivo original de alta resolución, que podrá emplear de forma libre y gratuita, de acuerdo a los mismos términos. Para hacerlo, sólo tiene que acceder a esta página y rellenar el Formulario de Solicitud de Material.



Compártelo




Newsletter

Apúntate a nuestro newsletter y recibe gratis reportajes, fotografías y noticias cada semana