|   Newsletter
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content







Tumbas de Fraser


A unos diez kilómetros al noreste de Menia, en la orilla oriental del Nilo, se encuentran las llamadas tumbas de Fraser, pertenecientes a la extensa necrópolis de tres kilómetros de longitud de la antigua Acoris en Ṭihna el-Gebel, que dista de este lugar unos dos kilómetros hacia el norte. Las tumbas rupestres pertenecen a altos funcionarios de la administración durante el Reino Antiguo, desde finales de la Dinastía IV hasta mediados de la Dinastía V. Se encuentran al pie de los acantilados de piedra caliza que bordean el rio, y fueron descubiertas por el egiptólogo alemán Heinrich Brugsch en el otoño de 1853. La primera descripción científica y numeración de las tumbas son del ingeniero civil británico George Willoughby Fraser, que realizó su investigación cincuenta años más tarde.

Sólo cuatro de las quince tumbas que existen muestran decoraciones, puertas falsas e inscripciones. En un primer momento, los dueños de estas tumbas solo poseían títulos de acuerdo con sus responsabilidades como funcionarios. Solo con el transcurso del tiempo, también empiezan a ostentar títulos religiosos, como el de sacerdote del templo de Hathor. El oficial Ni-anj-kaj (Neka-Anj) posee dos tumbas, siendo la segunda consecuencia de un avance en la administración religiosa. Su abuelo Januka también está enterrado aquí, pero en el momento de la construcción de su tumba aún no poseía ningún título religioso.

 

Panorámica de las tumbas de Fraser de funcionarios y sacerdotes del Reino Antiguo

 

El lugar arqueológico está abierto a la visita pública, aunque es poco frecuentado por los turistas. Al realizar la exploración, hay que hacerlo con mucha precaución, ya que existe el riesgo de peligrosas caídas.

La tumba más importante es la número 13, perteneciente a Ni-anj-kaj (Neka-Anj), administrador y sacerdote del templo de Hathor en la Dinastía V, durante la época de Userkaf. Su arquitectura ya difiere de las de otras tumbas rupestres del lugar, ya que tiene la forma de una mastaba, pero la superestructura no está construida con ladrillos o bloques de piedra, como es habitual, sino que fue tallada directamente en la roca. La tumba tiene un pasillo que está abierto en la parte superior. En el pasillo se pueden encontrar nichos en el muro este y la entrada a la tumba en el muro oeste, que consiste en una estrecha sala de sacrificios. Las representaciones en la tumba incluyen varias estatuas de alto relieve de miembros de su familia, dos representaciones del señor de la tumba con su esposa, dos puertas falsas y varias inscripciones. En el muro norte se puede ver al señor de la tumba con su madre Anj-nebet y su hijo Ni-anj-sesi. En el muro este se puede ver al señor de la tumba con su esposa, con seis figuras de sirvientes y otra inscripción.

 

Entrada a la tumba de Ni-anj-kaj (Neka-Anj) clasificada por Fraser como la número 15

 

Otra tumba importante es del mismo Ni-anj-kaj (Neka-Anj), clasificada por Fraser con el número 15. Esta es su tumba más antigua, mandada a realizar durante su juventud. A la tumba se ingresa por el norte, probablemente para adaptarse a la capilla conmemorativa. La estrecha sala de sacrificios muestra dos puertas falsas en el muro oeste y una estatua en el muro este. En la cámara sur contigua se pueden ver las estatuas del señor de la tumba y su hijo, el señor de la tumba frente a una lista de ofrendas en la pared y las estatuas de su padre y madre, que también podrían ser las de dos de sus hijos. En esta cámara sur también está el texto de su testamento, que dice: «que actuarán bajo la autoridad de mi hijo mayor, como si actuaran en nombre de mi propiedad».

 

Cámara sur de la tumba con la lista de ofrendas y el testamento de Ni-anj-kaj

 

La tumba de Januka, el más grande de los Diez del Alto Egipto, conocido real y abuelo de Ni-anj-kaj, tiene una forma claramente diferente y también es la tumba más antigua de esta necrópolis, perteneciente a la Dinastía IV, durante la época de Micerino. Pasada la primera sala longitudinal, se llega a la sala transversal con donde hay una hornacina. En la pared izquierda de la sala longitudinal se puede ver la representación de varios escribas y de algunos servidores que traen animales. Los restos del retrato de su padre Merj se pueden ver en la jamba izquierda de la puerta. Justo detrás de la puerta, están las estatuas de su hijo Kahap y su hija Debit.

La tumba de Kahap (Kahab), hijo de Januka, supervisor de los escribas de la casa de los archivos reales y conocido real, es la número 12 y data probablemente principios de la Dinastía V. Solo cuenta con una representación de su puerta falsa.

 

  Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0

Si desea utilizar algunas de nuestras fotografías con fines educativos, culturales, artísticos o para ser empleadas en publicaciones no comerciales, puede hacerlo de acuerdo a los términos de la Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. También puede solicitarnos el envío del archivo original de alta resolución, que podrá emplear de forma libre y gratuita, de acuerdo a los mismos términos. Para hacerlo, sólo tiene que acceder a esta página y rellenar el Formulario de Solicitud de Material.



Compártelo




Newsletter

Apúntate a nuestro newsletter y recibe gratis reportajes, fotografías y noticias cada semana