|   Newsletter
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content







Colosos de Memnon


Si accedemos a la zona monumental de la orilla occidental de Luxor por sus entradas más comunes, desde el embarcadero del Nilo o desde la carretera que viene desde Luxor cruzando el puente que comunica con la orilla oriental, lo primero que vemos son dos gigantescas estatuas conocidas como los Colosos de Memnon, una de las atracciones más habituales para los visitantes.

Estas dos enormes estatuas, que desafían al tiempo y la erosión desde hace más de tres mil cuatrocientos años, alcanzan los diecisiete metros de altura, y alguna vez estuvieron frente a los pilonos del templo funerario de Amenhotep III, cuyos restos han estado sepultados bajo las cercanas tierras de cultivo durante siglos, hasta que dieron comienzo las excavaciones arqueológicas del lugar a partir de la década de 1970.

 

Esta fotografía permite apreciar las proporciones colosales de las estatuas

 

Dadas sus dimensiones, la erección de estas estatuas tuvo que ser una obra indescriptible, que aún suscita enormes preguntas que están sin responder, ya que fueron talladas a partir de dos enormes bloques de arenisca silicificada, conocida comúnmente como cuarcita, que fueron transportados hasta aquí desde las canteras de El-Gabal El-Ahmar, situadas cerca de El Cairo, a más de quinientos kilómetros de distancia. Cada estatua descansa sobre un enorme pedestal de granito, lo que aún tuvo que dificultar más su erección, ya que no bastó con transportarlas hasta allí, sino que además hubo que “elevarlas” más de cuatro metros hasta colocarlas sobre sus pedestales. 

Originalmente las dos estatuas estaban talladas en bloques monolíticos, aunque la del lado norte sufrió el colapso de su parte superior, seguramente debido a un terremoto registrado por Estrabón en el 27 a. C., y fue reconstruida utilizando bloques de piedra. En la parte trasera de las estatuas hay textos alusivos a Amenhotep III, faraón de la Dinastía XVIII a quién se atribuye su construcción. Y en ambos lados del trono, como es habitual en este tipo de representaciones, podemos ver imágenes del dios Hapy, ataviado con los símbolos del Alto y el Bajo Egipto, realizando la ceremonia del sema-taui o unificación de las Dos Tierras. Las piernas del rey están flanqueadas por imágenes más pequeñas de la Gran Esposa Real, la reina Tiy, y de su hija, la reina Mutemuia. Entre las piernas pueden adivinarse además representaciones de las hijas del rey, completamente desgastadas por la erosión.

 

Colosos de Memnon

 

El origen del nombre de este monumento nos remonta hasta la época griega. Según nos refiere la historia, cada mañana al amanecer las estatuas producían una extraña armonía musical, que fue testimoniada por los primeros viajeros griegos y romanos que acudían a escuchar los evocadores sonidos, entre ellos Estrabón, Plinio, Tácito y Juvenal. Fueron precisamente los griegos los que les dieron a las estatuas el nombre de Memnon, asociándolas al héroe troyano, hijo de Eos y Titón, que cantaba a su madre la aurora todas las mañanas. Memnon era rey de Etiopía y había acudido a Troya para unirse a la defensa de la ciudad. El héroe fue muerto por Aquiles, tras lo cual su madre Eos envió a los vientos del norte, del sur, del este y del oeste a recoger el cuerpo de su hijo. La diosa desconsolada no dejaba de llorar la muerte de Memnon, y según la leyenda, sus lágrimas pueden verse cada amanecer convertidas en gotas de rocío.

En el siglo III d.C., Séptimo Severo mandó reparar la estatua del norte, que se encontraba muy deteriorada, y la misteriosa melodía nunca más se volvió a escuchar. Esto ha hecho concluir a los investigadores sobre este fenómeno extraordinario, afirmando que la causa del mismo no era sino la filtración del viento de la mañana entre las grietas de la estatua, despareciendo al ser estas reparadas.

 

  Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0

Si desea utilizar algunas de nuestras fotografías con fines educativos, culturales, artísticos o para ser empleadas en publicaciones no comerciales, puede hacerlo de acuerdo a los términos de la Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. También puede solicitarnos el envío del archivo original de alta resolución, que podrá emplear de forma libre y gratuita, de acuerdo a los mismos términos. Para hacerlo, sólo tiene que acceder a esta página y rellenar el Formulario de Solicitud de Material.



Compártelo




Newsletter

Apúntate a nuestro newsletter y recibe gratis reportajes, fotografías y noticias cada semana