|   Newsletter
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content







Pirámide de Djedkara-Isesi


Djedkara-Isesi fue el penúltimo rey de la Dinastía V, predecesor de Unas, aunque su ascendencia aún no está clara. Es posible que fuese hijo de su predecesor Menkauhor, pero también es posible que los dos gobernantes hubiesen sido hermanos, hijos de Niuserre, o incluso primos, hijos de Neferefre y Niuserre. Se sabe que reinó durante al menos treinta años, tiempo durante el cual se encargó de reformar la administración del Alto y el Bajo Egipto, y fue un gobernante querido por su pueblo, al que se hicieron ofrendas hasta el final del Reino Nuevo.

Su pirámide se encuentra en la zona de Saqqara Sur, cerca de la tumba de Shepseskaf. Los lugareños la conocen como Haram el-Shawaf, que en árabe quiere decir “la pirámide centinela”, porque se encuentra sobre un promontorio rocoso que domina el moderno pueblo de Saqqara. Su nombre en egipcio antiguo era Nefer-Djed-ka-ra, que significa “Hermoso es Djedkara”.

Esta fue la primera pirámide que se construyó en el sur de Saqqara. Al igual que Menkauhor, Djedkara-Isesi no construyó su pirámide en Abusir, donde estaban enterrados la mayoría de los reyes de la Dinastía V, aunque reorganizó el culto real de esta necrópolis. La mayoría de los documentos administrativos encontrados en Abusir, llamados los papiros Abusir, datan de su reinado. Y familiares cercanos, como el príncipe Neserkauhor y la princesa Shert Nebti, y algunos de sus funcionarios, fueron enterrados allí. Djedkara-Isesi también abandonó la tradición de construir templos solares, lo que puede indicar un cambio religioso del culto a Ra al culto a Osiris.

 

Pirámide de Djedkara-Isesi en Saqqara Sur

 

En comparación con las pirámides de Abusir, bajo Djedkara-Isesi y sus sucesores se produjo un cambio significativo en la construcción de pirámides, que afectó notablemente a la manera como se construiría su núcleo. El megalitismo característico de la Dinastía IV y, en mucha menor medida, de la Dinastía V, se vuelve menos prominente a partir de este momento.

El núcleo de la pirámide de Djedkara-Isesi está levantado con bloques irregulares de piedra caliza, unidos con mortero de arcilla, usados para formar escalones de unos siete metros de altura. Originalmente la pirámide alcanzó así una altura de unos cincuenta y dos metros, aunque en la actualidad solo se mantienen en pie los escalones inferiores, y los pobres restos que quedan solo se elevan unos veinticuatro metros. La mayor parte del revestimiento de piedra caliza también ha desaparecido, como es habitual, aunque en la cara sur aún pueden verse algunos bloques originales de fina piedra caliza de Tura, que todavía están en su lugar. La entrada está a nivel del suelo, dos metros y medio al este del centro del lado norte. Por primera vez desde la Pirámide Acodada, hay aquí vestigios de una capilla norte realizada en piedra caliza, de la que sólo quedan unos pocos fragmentos.

 

El patio del templo funerario estaba decorado con columnas de palmera con los títulos del rey

 

La entrada conduce a un corredor de acceso, en pendiente descendente, revestido con granito. El corredor termina en un vestíbulo, a través del cual se accede a un segundo corredor horizontal revestido de piedra caliza. En el vestíbulo se descubrieron restos de vasijas rotas, lo que sugiere que allí se realizaron ciertos rituales funerarios. El corredor horizontal estaba custodiado por un dispositivo de cierre, con tres rastrillos de granito cerca del comienzo del corredor, y un cuarto rastrillo también de granito cerca de su final. La salida del pasaje horizontal conduce a la antecámara, que se encuentra exactamente en el centro del edificio, bajo el vértice de la pirámide.

Al este de la antecámara está la habitación del serdab, que contiene tres nichos para almacenamiento, característico en el desarrollo de las pirámides de esta época. Al oeste se encuentra la cámara funeraria, que una vez contuvo el sarcófago del rey. El techo, tanto de la antecámara como de la cámara funeraria, se construyó a partir de dos o quizás tres capas de bloques de piedra caliza a dos aguas, de la misma manera que las pirámides de Abusir. La subestructura fue gravemente dañada por los ladrones de piedra, que extrajeron los muros de piedra caliza de las cámaras, lo que ha dificultado la reconstrucción del trazado. El serdab se quedó solo, conservando su estructura y techo plano, pero el muro que separaba la antecámara y la cámara funeraria fue demolido por completo. Las cámaras han sido objeto de importantes trabajos de restauración, en particular la consolidación del núcleo de la pirámide y las paredes de la antecámara y el serdab.

Frente a la pared oeste de la cámara funeraria estaba el sarcófago de basalto gris oscuro, destruido completamente por los ladrones, que ha podido ser parcialmente reconstruido a partir de los fragmentos que yacían desperdigados. Junto a él había un nicho oculto en el suelo, destinado a albergar los vasos canopos. Entre los escombros se encontraron los restos de un hombre momificado de unos cincuenta años, que podrían ser los del rey. Dado su largo reinado, eso significaría que debió llegar al trono muy joven, pero se sabe muy poco de la historia de este período para estar seguros. La momia y el envoltorio de lino se han sometido a una datación por Carbono 14, que ha proporcionado un rango de fechas que abarca desde el 3340 hasta el 2460 a.C. y un rango común entre el 2886 y el 2507 a.C.

 

Espacio que ocupaba el templo funerario de Djedkara-Isesi

 

El templo funerario del rey se encuentra en la cara este de la pirámide, construido en un terreno inclinado que tuvo que ser nivelado antes de que pudiera comenzar la construcción. De acuerdo con los fragmentos hallados, la decoración de sus relieves, en su mayoría inéditos, eran tan ricos y hermosos como los de los templos de Abusir, incluyendo representaciones del rey en compañía de dioses y diosas. En uno de ellos, Hathor presenta al rey una llave de la vida, mientras Uadyet y Seth están de pie detrás de ellos. Las representaciones tenían ojos incrustados, que debieron aportar un efecto sobrecogedor.

La fachada del templo funerario está dominada por dos imponentes macizos de torres cuadradas, que podrían ser precursores de los pilonos posteriores. Un largo vestíbulo entre las torres conducía a un patio abierto con columnas de palmera de granito rojo, que llevaban los nombres y títulos de Djedkara-Isesi. Pequeños restos evidencian un pavimento de alabastro en el vestíbulo y el patio. Alrededor del patio se levantaba el gran edificio del templo, con múltiples habitaciones largas y estrechas de las que se desconoce su función. Esta estructura no tiene comparación con ningún otro complejo piramidal del Reino Antiguo.

En la esquina sureste del complejo, dentro de los muros del recinto, había una pirámide satélite con una sola cámara, a la que se llega por un corredor descendente desde la cara norte. Otra estructura estaba dedicada al sacrificio de animales o a ritos de purificación, como sugiere la existencia de surcos en el pavimento. El templo funerario se usó como lugar de enterramiento en la Dinastía XVIII y fue destruido principalmente durante el Segundo Período Intermedio.

La calzada funeraria, parcialmente investigada, partía entre las dos torres de la fachada y corría ligeramente desviada hacia el sur, descendiendo hasta el moderno pueblo de Saqqara, que ahora cubre la parte inferior de la calzada y el templo del valle. Se han encontrado varios fragmentos decorados de estas estructuras durante las excavaciones realizadas durante las últimas décadas, y algunos bloques esparcidos entre las casas del pueblo.

 

Modelo tridimensional del complejo piramidal – Procedencia: Neithsabes

 

Al noreste de la pirámide real se encuentra la pirámide de la reina Setibhor. Este edificio era anteriormente conocido como la «pirámide de una reina desconocida», pero la aparición en 2019 de su nombre y sus títulos inscritos en una columna despejaron la incógnita. Setibhor fue probablemente esposa del rey Djedkara-Isesi. Entre sus títulos estaban m33t-hrw-stsh, “la que ve a Horus y Seth”, wrt-hetes, “la grande del cetro hetes”, wrt-hzwt, “grande en alabanzas”, y hmt-nisw meryt.f, “esposa del rey, su amada”.

Esta pirámide es famosa por su tamaño inusualmente grande, la mayor construida para una reina en el Reino Antiguo, y tiene muchos elementos propios de la pirámide del rey, aunque a una escala más pequeña. Cuenta con su propio muro circundante, una sala de sacrificios, una antecámara cuadrada con pilares individuales, un patio de columnas, una habitación donde se ubican cinco nichos de estatuas, e incluso se han encontrado restos que apuntan a la existencia de una pequeña pirámide de culto.

Uno de los últimos grandes descubrimientos del lugar se produjo también en 2019, con el hallazgo de una tumba intacta, extraordinariamente decorada, perteneciente a un funcionario de Djedkara-Isesi llamado Khuwy. La tumba se compone de una capilla con planta en forma de L y una cámara funeraria, en la que aparecieron los restos de un sarcófago de piedra caliza con la momia de Khuwy y los vasos canopos.

 

Templo funerario y pirámide de la reina Setibhor

 

Los primeros investigadores que visitaron esta zona fueron John Shae Perring y después Karl Richard Lepsius, que ofrecieron una primera descripción superficial del exterior de la pirámide. En 1880 Gaston Maspero ingresó al sistema de cámaras, intentando encontrar textos de las pirámides, pero aún no pudo determinar el dueño de la tumba, porque al no encontrar ningún texto grabado en las paredes, perdió interés en el complejo. En 1945, Abdel Salam Hussein y Alexandre Varille comenzaron una investigación sistemática del complejo, durante la cual pudieron encontrar el nombre del rey y asignar claramente la tumba a la Dinastía V. La muerte prematura de los dos científicos hizo imposible la publicación de los resultados de su investigación, que terminaron perdiéndose.

El intento de Ahmed Fakhry de realizar un examen exhaustivo en la década de 1950 fue igualmente infructuoso. Los fragmentos de relieve que Fakhry había descubierto fueron publicados más tarde por Mahmud Mursi. Vito Maragioglio y Celeste Rinaldi publicaron por primera vez los planos arquitectónicos del complejo piramidal entre 1962 y 1977. El área alrededor de la calzada y el templo funerario fue excavada por Mahmud Abdel Razek, que limpió la zona norte del templo y descubrió ataúdes hechos de cerámica y de madera, así como restos de figuras de serpientes que se remontaban al Reino Nuevo y a la Época Tardía. A partir de 2001, Bernard Mathieu ha dirigido las campañas de excavación para el Institut français d’archéologie orientale (IFAO) en El Cairo, durante las cuales se han llevado a cabo trabajos de restauración y se recuperaron partes de las decoraciones en relieve. Desde 2010, Mahmud Megahed ha sido el director a cargo de las excavaciones junto a Peter Jánosi y Hana Vymazalová.

 

 

Enlaces externos

 

Djedkare’s pyramid complex season 2017 – Prague Egyptological Studies

Exploration of the pyramid complex of King Djedkare season 2018

 

 

  Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0

Si desea utilizar algunas de nuestras fotografías con fines educativos, culturales, artísticos o para ser empleadas en publicaciones no comerciales, puede hacerlo de acuerdo a los términos de la Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. También puede solicitarnos el envío del archivo original de alta resolución, que podrá emplear de forma libre y gratuita, de acuerdo a los mismos términos. Para hacerlo, sólo tiene que acceder a esta página y rellenar el Formulario de Solicitud de Material.



Compártelo




Newsletter

Apúntate a nuestro newsletter y recibe gratis reportajes, fotografías y noticias cada semana