|   Newsletter
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors







El templo del Sol de Niuserra


Abu Gurab es el nombre moderno de un lugar arqueológico situado a un kilómetro al norte de Abusir, en la orilla occidental del Nilo, entre Guiza y Saqqara. Varios reyes del Reino Antiguo construyeron sus complejos piramidales en Abusir. Pero en la primera mitad de la Dinastía V se convirtió en costumbre que los reyes, además de la construcción de sus pirámides, también dedicaran templos separados al dios sol heliopolitano Ra. En Abu Gurab hay restos de dos de esos templos, construidos por Userkaf y Niuserra de la Dinastía V, aunque los llamados Papiros de Abusir documentan los nombres de seis.

Del templo mandado a construir por Userkaf solo quedan unos pocos restos en un promontorio al borde del desierto. El sucesor de Userkaf, Sahure, fue el primer monarca en ubicar su pirámide en Abusir, pero hasta ahora no se ha encontrado ningún templo solar construido en su nombre.

 

Templo solar de Niuserra en Abu Gurab

 

Los mayores restos de un templo solar pertenecen a Niuserra, el sexto rey de la Dinastía V, situado a unos quinientos metros al noroeste del templo solar de Userkaf. Este monumento fue conocido por los primeros viajeros como la Pirámide de Righa, tal como aparece en la Descripción de l’Égypte, al confundirlo con una pirámide en lugar de un templo. Fue excavado por primera vez por la expedición arqueológica alemana de Ludwig Borchardt, Heinrich Schäfer y Friedrich Wilhelm von Bissing entre 1898 y 1902. Durante la expedición se recuperaron muchos fragmentos de decoración en relieve, representando el heb sed del rey, que ahora se encuentran en el Museo de Berlín. El sitio fue excavado de nuevo en la década de 1950 por el Instituto Suizo dirigido por Herbert Ricke.

Niuserra utilizó elementos similares, en la construcción de su templo solar, a los reconstruidos a partir del monumento de Userkaf, y que se habían vuelto comunes en los complejos piramidales de la época. El templo superior se levanta sobre una terraza nivelada. Sus paredes fueron primero construidas con adobe y luego revestidas con piedra caliza. Un vestíbulo conduce a un patio que estaba dominado, en su lado occidental, por un gran obelisco construido con bloques de piedra caliza, que se alzaba sobre un pedestal en forma de pirámide truncada, de unos quince metros de altura. El obelisco era seguramente una representación simbólica de la montaña ben ben, sobre la que los rayos del sol brillaron por primera vez en el mito heliopolitano de la creación.

Frente al pedestal, aún puede verse un magnífico altar de grandes dimensiones, de seis metros de diámetro, construido con cinco bloques de alabastro blanco. El alabastro fue tallado en profundo relieve, con un círculo en el centro y cuatro símbolos hotep a cada lado, el signo jeroglífico que se interpreta como ofrendas, paz o satisfecho.

 

Altar colosal de alabastro para las ofrendas frente al templo

 

En el lado sur del obelisco había una capilla que contenía la Cámara de las Estaciones, cuyos relieves representaban la fuerza procreadora del dios sol en la naturaleza. Desafortunadamente, varios de estos relieves, trasladados a museos de Alemania, fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial. En la esquina noreste del recinto hay de nueve cuencos de alabastro de gran tamaño, de los diez que había originalmente, que se cree eran usados en ritos de sacrificio, ya sea para obtener agua o sangre.

Una calzada descendía abruptamente desde las paredes de la terraza hasta el templo del valle. Como en el caso del templo solar de Userkaf, la calzada estaba desplazada hacia el noreste, apuntando en la dirección de Heliópolis, seguramente con un propósito solar o astronómico. Los escasos restos del templo del valle se encuentran en un terreno pantanoso y nunca se han investigado adecuadamente, pero los gruesos muros del recinto llevaron a Borchardt a creer que eran los muros de un asentamiento.

El propósito de los templos solares nunca se ha explicado satisfactoriamente y las hipótesis sobre su significado son numerosas. Lo que sí parecen simbolizar es la unión del rey con la deidad solar, que se habría convertido casi en un dios estatal durante este período. Al menos a mediados de la Dinastía V, parecen haber tenido una estrecha relación con las pirámides de Abusir, aunque sabemos que los templos disponían de su propia administración, terrenos y personal de mantenimiento.

  Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0

Si desea utilizar algunas de nuestras fotografías con fines educativos, culturales, artísticos o para ser empleadas en publicaciones no comerciales, puede hacerlo de acuerdo a los términos de la Licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. También puede solicitarnos el envío del archivo original de alta resolución, que podrá emplear de forma libre y gratuita, de acuerdo a los mismos términos. Para hacerlo, sólo tiene que acceder a esta página y rellenar el Formulario de Solicitud de Material.



Compártelo




Newsletter

Apúntate a nuestro newsletter y recibe gratis reportajes, fotografías y noticias cada semana